Los jardines y la piscina

La naturaleza del lugar ha servido de inspiración para crear los jardines. Poco a poco se mezclan los olivos originales, con los cipreses, los membrillos y los árboles del amor. Buganvillas, rosas, geranios, cítricos, melocotones, higos y albaricoques florecen alrededor de infinitos prados verdes.

Las begoñas, los jazmines y las parras ofrecen una fragante sombra para los que prefieran resguardarse del sol disfrutando de la piscina.

El agua limpia y cristalina y los vivos colores de la piscina, recientemente restaurada con mosaicos, nos invita a bañarnos en los días y las noches más calurosas.

 
Cookie consent